RESINA EPOXI


Una resina epoxi es un polímero termoestable que se endurece cuando se mezcla con un agente catalizador o "endurecedor".  Las resinas epoxi están constituidas por dos componentes que se mezclan previamente antes de ser usados; al mezclarse reaccionan causando la solidificación de la resina. Su curado se realiza a temperatura ambiente, y durante el mismo se forman enlaces cruzados lo que hace que su peso molecular sea elevado.

Una correcta técnica de acabado no solamente agregará belleza a las superficies terminadas, sino que además protegerá el trabajo realizado de la luz ultravioleta. Los métodos más comunes para acabar una superficie, son los de pintar o barnizar. Estos sistemas de recubrimiento protegen a los epoxis de la luz ultravioleta y requieren una apropiada preparación de la superficie antes de su aplicación.

La preparación de la superficie para el acabado final es tan importante como lo es la preparación para los epoxis. La superficie debe estar limpia, seca y lijada.

Propiedades de las resinas epoxi:


  • Humectación y de adherencia óptimas.
  • Buen aislamiento eléctrico.
  • Buena resistencia mecánica.
  • Resistencia a  la humedad.
  • Resistencia al ataque de fluidos corrosivos.
  • Resistencia a temperaturas elevadas.
  • Excelente resistencia química.
  • Poca contracción al curar.
  • Excelentes propiedades adhesivas.

Usos:

Las aplicaciones más importantes de las pinturas epoxi se encuentran en la industria de la construcción y en la agroalimentaria.

Las resinas epóxicas se usan en la industria de la construcción para unir bloques y como argamasa en edificios, además de la unión entre hormigones, morteros, juntas, membranas, anclajes, pinturas y reparación estructural.